Saltar al contenido

Hechizos con cebolla para humillar a una persona

¡Cuántas veces te habrás sentido molesta/o , porque te hicieron pasar por un momento incómodo o te agredieron injustamente! ¡Y cuántas otras veces habrás jurado una vendetta a alguien que te lastimó gratuitamente! Sabes?…Tengo para ti, unos hechizos con cebolla para humillar a una persona… que te va a resarcir en grande!

hechizos con cebolla para humillar a una persona rapidos faciles sencillos poderosos efectivos y gratis

Presta tu mejor energía para leer estos rituales que aquí te iré dejando y que te irán informando acerca de todo lo que puedes llevar a cabo, con estos conjuros y un mágico tubérculo, ¡recién cortado de la huerta!

Rituales utilizando cebolla para ofender y denigrar

Las cualidades de una cebolleta y los rituales de magia blanca, entremezclados con procedimientos de magia negra, te van a dar la posibilidad de defenderte de ese ser que te agravió y a quien hoy deseas despreciar y abochornar como a nadie.

Pon toda tu confianza en esto que hoy plasmo en esta página. Hazlo con seguridad, deja de lado el enfado que te paraliza, para poder concentrarte en cada paso, que te llevará a un resultado concluyente.

1. Descalificar con una cebolleta mágica

Un ritual para hacer con la luna en cuarto menguante y la convicción de poder vengarte de quien te causó daño. Lleva ingredientes económicos y es simple de realizar. Las energías negativas que hoy tienes, se irán junto con el procedimiento y te sentirás, por fin, con un alivio que te beneficiará.

Necesitarás:
  • Una cebolla de verdeo o cebolleta
  • Un cuarto de kilo de pétalos de rosa china
  • Azúcar, una taza
  • Diez trozos de carbón
  • Una lata
  • Una vela negra
  • Un trozo de papel blanco
  • Un lapicero negro
  • Cerillos
  • Un altar
  • Hilo tipo soga fina
  • Un pequeño cuchillo
Procedimiento:
  • Toma la vela negra y la preparas para encenderla en el altar.
  • Escribe en el papel el nombre de quien quieres hechizar para vengarte.
  • Envuelve la vela con el papel escrito sin que toque la mecha, que deberás encender.
  • Ata el papel alrededor de la vela con la soga fina.
  • Enciende ahora, así preparada, la vela negra, sobre el altar.
  • Coloca el carbón en trozos, el azúcar y los pétalos, en la lata reservada para la brujería.
  • Ahora toma el cuchillo y la cebolla y sacarás el centro mismo del tubérculo dejándolo aparte.
  • Agrega a la lata la cebolla así despedazada y mientras se sigue consumiendo la vela, dirás esta oración:

“En nombre de la energía oscura de esta vela que se va consumiendo lentamente y por el poder vengativo de esta cebolleta, te condeno (di el nombre de quien conjuras) a llorar eternamente, mientras no me pidas perdón de rodillas, por cuanto daño en mí causaste. Quiero verte humillado y caído ante mis pies, una y otra vez. ¡Así sea!”

  • Cuando la vela se haya apagado, arrojarás dentro de la lata los residuos que hayan quedado.
  • Deberás tomar la lata con tus manos y la llevarás con todo el contenido hasta un descampado cercano, donde la enterrarás profundamente.
  • Al retirarte del lugar visualiza, la cara y el cuerpo de quien estás humillando con la hechicería, yendo a tus pies arrodillado y llorando.

2. Ritual para menoscabar

Con este procedimiento, tendrás asegurada la venganza en tanto y en cuando, hagas conscientemente cada paso encomendado y de manera prolija. Tú te desagraviarás y el ser que te dañó, sufrirá la peor de las humillaciones. Confía y todo saldrá como lo deseas.

Necesitarás:
  • Una foto de quien vas a embrujar
  • Aceite de lino, una taza
  • Un retazo de tela verde
  • Un cuchillo de escaso tamaño
  • Una cebolleta
  • Un recipiente
Procedimiento:
  • Quita, en primer lugar, la parte central de la cebolleta, de manera profunda.
  • Pon la cebolla en el recipiente que has preparado.
  • Toma la fotografía y colócala en el hueco que dejaste en la cebolleta, haciendo que la cara de la imagen, quede a la vista dentro del agujero.
  • Echa dentro de la cebolla el aceite de lino preparado, sin que se derrame del agujero.
  • El retazo de tela verde lo enrollarás y colocarás dentro del orificio, cual si fuese una mecha.
  • Al siguiente día, cerca del mediodía, encenderás con cuidado la “mecha” y pedirás venganza con estas palabras:

“Hoy te pido, oh, diosa de la venganza, que esta persona repugnante, que tanto me lastimó, se humille y llore día y noche y que sus pies vengan a mi encuentro, arrepentido y humillado, con un perdón en los labios. Así se hará.”

  • Deja el conjuro en un lugar oscuro, cuando se cumpla tu deseo, desecharás todos los elementos.

3. Desagravio encebollado

Cuando buscas un resarcimiento por algún daño que no puedes soportar, aquí tienes un embrujo simple y efectivo. La rapidez del resultado, reside en lo organizado con que esté efectuado el conjuro.

Necesitarás:
  • Una foto del cuestionado/a
  • Una hoja blanca
  • Un lapicero rojo
  • Un incienso de malva
  • Arroz blanco
  • Una maceta con tierra negra
  • Una mesa con mantel blanco
  • Una vela negra
  • Cerillos
  • Un porta sahumerio
  • Un plato
Procedimiento:
  • Prepara la mesa con mantel blanco cual si fuera un altar.
  • Enciende un incienso de malva en el porta sahumerio, para extraer las malas vibras.
  • Ahora, toma el plato y haz lo mismo con la vela negra ubicándola al lado del incienso.
  • Coge la foto del agraviante y traza una cruz sobre su boca.
  • Sobre la foto, arroja el arroz blanco, diciendo su nombre tres veces y pidiéndole que llore y se humille.
  • Cuando todo se haya consumido, incienso y vela, lo tirarás adentro de la maceta con la tierra.
  • Acto seguido, tirarás la foto de la manera que está, con el arroz encima, dentro de la maceta.
  • Tirarás el resto de tierra sobre los elementos.
  • Te retirarás del lugar donde está la maceta repitiendo tres veces:

¡“Llora y humíllate, ser malvado!”

  • En cinco días notarás el resultado del conjuro, si está bien realizado.

Sírvete de todas estas enseñanzas y ponlas en marcha lo antes posible. Verás que las propiedades de la cebolla, van a poder lo que tú, no has podido lograr… hacer que esa persona… ¡sufra y llore por el daño causado!…